La usucapión (del latín, “usucapio”), también conocida como prescripción adquisitiva, es un instituto jurídico de antigua data proveniente del viejo Derecho Romano, que en ciertos supuestos determinados por la ley permite que quien posee un determinado bien comportándose como si fuera el dueño durante un cierto período, normalmente extenso, adquiera su propiedad legal.

Este instituto tiene como finalidad posibilitar que los bienes que se presumen abandonados por sus dueños originales, puedan seguir cumpliendo una función social y no queden indefinidamente ajenos al tráfico económico, al mismo tiempo que ayuda a consolidar la seguridad jurídica en la medida que después de transcurridos los plazos legales, habilita la inscripción de la titularidad de los inmuebles a nombre de quien los adquirió por esta vía y luego del juicio correspondiente.
Existen muchas situaciones en las que la figura de la prescripción adquisitiva cumple su rol. Sin embargo, son numerosos los casos en que las demandas de prescripción adquisitiva son promovidas por quienes no cumplen con los requisitos exigidos por la legislación para que verdaderamente pueda operarse una transmisión de la propiedad a favor del poseedor u ocupante. En particular, puede ocurrir que los plazos requeridos para la posesión a título de dueño (veinte años en Argentina) no estén cumplidos. O bien, que la posesión no reúna las características que habitualmente exige la ley: ser pública, pacífica y continua. Estas demandas de prescripción adquisitiva sin sustento fáctico suficiente proliferan en los Juzgados, y especialmente afectan a propietarios que no residen en la jurisdicción del tribunal, o muchas veces ni siquiera en el mismo país de ubicación del bien, prestándose a veces a actos de mala fe procesal mediante los que el actor pretende dar por notificada la acción al titular registral sin que verdaderamente la demanda llegue a conocimiento efectivo de éste y en consecuencia, quede incontestada.
Nuestro Estudio Jurídico, a través de sus asociados en diversas jurisdicciones del país, posee una importante experiencia y se precia de haber logrado una elevada tasa de éxito en la defensa de los legítimos derechos de los propietarios de bienes inmuebles que son objeto de acciones de usucapión.